• A partir del 1 de junio de 2022, el Principado será el encargado de llevar a cabo las tareas de operación y mantenimiento de las instalaciones
  • Las obras de ampliación y mejora de las dos depuradoras, ejecutadas por ACUAES, tuvieron por objeto completar y modernizar la depuración de aguas residuales del Concejo de Oviedo y mejorar la calidad de las aguas que se vierten a los ríos, en cumplimiento con la Directiva 91/271/CEE

30 de noviembre de 2021- El Consejo de Administración de la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España, del Ministerio para la Transición y el Reto Demográfico, ha autorizado la cesión al Principado de Asturias de la gestión de la explotación de las depuradoras de San Claudio y Villapérez, en Oviedo, una labor que ha venido realizando ACUAES.

Para ello, se firmarán dos adendas a los convenios suscritos para la ejecución y explotación de las EDAR, de manera que a partir del 1 de junio de 2022 será el Principado de Asturias el encargado de llevar a cabo las tareas de operación y mantenimiento de las instalaciones.

Además, conocido el coste final de las obras y la subvención europea asociada, en las adendas se ha incluido una actualización de la inversión final y de las aportaciones de las distintas partes.

La inversión en la EDAR de San Claudio ha sido de 14.033.514 euros; el 65 por ciento financiado por la Unión Europea a través del Fondo de Cohesión del periodo 2007-2013.

En el caso de la EDAR de Villapérez, el coste final de las obras ha sido de 26.339.086 euros; el 68% financiado por la UE, a través del Fondo de Cohesión.

Las obras de ampliación y mejora de las depuradoras de San Claudio y Villapérez, ejecutadas por ACUAES, tuvieron por objeto completar y modernizar la depuración de aguas residuales del Concejo de Oviedo y mejorar la calidad de las aguas que se vierten al río, en cumplimiento con la Directiva 91/271/CEE sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

Gracias a la ampliación, la instalación de Villapérez permite tratar las aguas residuales de 723.000 habitantes-equivalentes, el triple de la población servida anteriormente.

En el caso de la EDAR de San Claudio, se triplicó la capacidad de la anterior instalación prestando servicio a un máximo de 129.750 habitantes equivalentes.