• La actuación tiene por objeto desarrollar la infraestructura necesaria para el tratamiento de todas las aguas residuales que son conducidas a la EDAR hasta alcanzar la calidad requerida por la legislación para instalaciones superiores a 100.000 habitantes equivalentes, restituyendo al dominio público agua depurada con la mayor calidad compatible con el respeto al medio ambiente
  • Está previsto que las obras sean cofinanciadas por la Unión Europea – Next Generation EU

31 de mayo de 2021- El Consejo de Administración de la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España (ACUAES), del Ministerio para la Transición y el Reto Demográfico, ha autorizado hoy la firma del convenio con la Empresa Municipal d’Aigües i Clavegueram, S.A., (EMAYA) para la remodelación y ampliación de la estación depuradora de aguas residuales de Palma II con una inversión prevista de 142 millones de euros (IVA incluido).

La actuación, que está declarada de Interés General del Estado, tiene por objeto desarrollar la infraestructura necesaria para el tratamiento de todas las aguas residuales que son conducidas a la EDAR de Palma II hasta alcanzar la calidad requerida por la legislación española para instalaciones superiores a 100.000 habitantes equivalentes, restituyendo al dominio público agua depurada con la mayor calidad compatible con el respeto al medio ambiente.

En la actualidad, el sistema de saneamiento de la ciudad de Palma consta de dos estaciones depuradoras para el tratamiento de sus aguas residuales: la EDAR Palma I y la EDAR Palma II.

La EDAR Palma I, que trata las aguas provenientes de la Bahía de Palma, el aeropuerto y el excedente de Palma II, fue construida en 1971 y posteriormente ampliada y remodelada en 2005, con una capacidad de 46.000 m³/día.

La EDAR Palma II recibe las aguas residuales generadas en la ciudad de Palma, las comprendidas entre playa Pineda, San Agustín y el municipio de Marratxí, así como las de polígonos industriales de la zona. En la actualidad no es capaz de tratar la totalidad del caudal de llegada, llegando a desviar hasta 23.000 m3/día a la EDAR Palma I. Además, al no disponer tratamiento de fangos, tienen que ser derivados y tratados en la EDAR Palma I.

Por ello, y debido a que se superan ampliamente los parámetros de diseño y a la obsolescencia técnica de la mayor parte de las instalaciones actuales, es necesaria la renovación total de la planta.

La nueva EDAR Palma II permitirá pretratar la totalidad de los caudales punta en épocas de lluvia intensa (33.000 m3/h), pasándolos por un desbaste y tamizado de 3mm, evitando con ello su vertido directo a los cauces receptores y eliminando el impacto ambiental y estético que ello ocasiona.

El tratamiento biológico, mediante fangos activos, está diseñado para tratar 90.000m3/día, lo que supone una capacidad en términos de carga contaminante de un millón de habitantes equivalentes. Se conseguirá también reducir las cargas de nitrógeno y fosforo, que permitan una calidad del efluente para las condiciones más exigentes de vertido en zona sensible y de baño, según lo establecido en la Directiva 91/271/CEE.

La nueva depuradora dispondrá de un tratamiento de fangos mediante digestión anaerobia e hidrólisis térmica que redundará en un mejor aprovechamiento energético de los mismos y la posibilidad de uso en agricultura. Además, se ejecutará un tratamiento terciario que permitirá la reutilización de las aguas para el riego y usos municipales de baldeo y jardines.

Finalizadas las obras y su puesta en marcha, EMAYA llevará a cabo la gestión de su explotación, en concreto, de las tareas materiales de operación, conservación y mantenimiento.