• La EDAR dará servicio a una población aproximada de 36.000 habitantes, y depurará las aguas de Ribeira, Aguiño, Ameixida, Revuelta y Castiñeras
  • La inversión ascenderá a 25 millones de euros, de los que el MAGRAMA aportará hasta un máximo del 70%, mientras que la Xunta se hará cargo del 30% restante

10 de diciembre de 2013- El secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), Federico Ramos, ha firmado hoy con el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras de la Xunta de Galicia, Agustín Hernández, el protocolo de colaboración para el desarrollo de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Ribeira (A Coruña).

Este protocolo permite la licitación del concurso para la ejecución de las obras incluidas en el proyecto de colectores generales y EDAR de Ribeira, así como fijar las bases del convenio para construir y financiar estas obras y entregar la actuación.

Las obras consisten en la construcción de la nueva estación depuradora en  Ribeira, así como de los colectores interceptores que conducirán los vertidos hasta esta nueva infraestructura. Con esta actuación se dará servicio a una población aproximada de 36.000 habitantes equivalentes, ya que permitirá la depuración de las aguas residuales del núcleo urbano de Ribeira, de la población de Aguiño, y de los núcleos de Ameixida, Revuelta y Castiñeras.

La nueva depuradora tendrá capacidad para tratar un caudal medio de 93 litros por segundo, es decir más de 8.000 metros cúbicos al día, aunque podrá asumir puntas de incluso 279 litros por segundo.

DOS LÍNEAS DE AGUA

La EDAR cuenta con dos líneas de agua que incluyen los procesos de pretratamiento, tratamiento biológico, decantación secundaria, tratamiento terciario, e incorporará también una línea de fangos. Finalmente, para evitar olores se llevará a cabo una desodorización.

El proyecto cuenta con declaración de impacto ambiental ya aprobado por la Xunta el pasado mes de octubre.

Se estima que la inversión ascenderá a 25 millones de euros, con un plazo de ejecución de 18 meses. La inversión será aportada por el MAGRAMA, a través de la sociedad estatal Acuaes, con un límite máximo de 17,5 millones de euros o del 70% del coste, con cargo a los fondos Feder. La Xunta, a través de Augas de Galicia, asumirá el 30% restante, mientras que el Concello de Ribeira también colaborará en la actuación.